Abre otro restaurante en Santa Cruz del Sur

Hace pocos días abrió un nuevo restaurante en Santa Cruz del Sur. Ubicado en la calle Central, en la esquina de la calle A, se perfila como otra alternativa para pobladores y visitantes.

El 1935 es el nombre del nuevo paladar que abrió de par en par las puertas , luego de que la dirección de la Empresa de Servicios a la población le arrendara el local al lugareño Lorenzo Zerpa Hidalgo, quien dijo a mi colega Raúl Reyes Rodríguez:

“Estoy muy satisfecho pues el beneficio en lo personal y para mi familia es mayor. Igual quehacer desarrollaba en mi propia casa, con el apoyo de Delvi, mi hermano. El anterior restaurante Los Hermanos, atendido por nosotros mismos, funcionó a las mil maravillas. Siempre, agregó, he cumplido sin retrasos los pagos tributarios, igual que mis dos trabajadores.

Ahora hay mayor espacio, aunque antes de iniciar realicé algunos arreglos, pinté la fachada y acondicioné el interior del local. Se colocaron seis mesas para la venta de comida criolla. Vamos a elaborar en breve el arroz santacruceño, será el plato principal”.

Así abrieron, sin bombos ni platillos, como suelen ser estas cosas últimamente, por aquello de no llamar mucho la atención de inspectores, aún en detrimento de la necesaria publicidad para atraer potenciales comensales.

Lo cierto es que como no suceden frecuentemente estas cosas en el más austral de los municipios de Camagüey, se ha ido corriendo la voz de persona a persona.

Tendré que visitarlo próximamente, tal vez de "cliente misteriosa", para no crear tensiones ni nerviosismos si llegan a saber que aunque no los promocionó Radio Santa Cruz en sus programas, ni la corresponsalía de televisión local les ha dedicado algunos minutos, muy pronto, en virtud de las bondades de la red de redes, estarán siendo "vistos" online, al menos, por una buena parte de mis contactos en Facebook y Twitter.

Mientras tanto les deseo mucha suerte y prosperidad en este difícil camino de labrarse una buena reputación entre los coterráneos y más allá de nuestras fronteras. ¡Ánimo!